Reserva online y recoge tu pedido en tienda

Más información
Lavadora, mujer acostada en la cama

CONSEJOS PARA EL CUIDADO DE EDREDONES Y ALMOHADAS

Fecha:

Categoría: Habitación

¿Te gusta la sensación de sábanas recién lavadas? Si es así, no deberías olvidarte de lavar el edredón y la almohada regularmente. Sólo así se garantiza un descanso reparador. Descubre con nuestros prácticos consejos cómo lavar y cuidar correctamente tus edredones.

¿CON QUÉ FRECUENCIA DEBERÍA LAVAR LAS MANTAS Y LAS ALMOHADAS?

Te recomendamos que laves tus mantas y almohadas 4 veces al año. De este modo, no sólo te asegurarás de tener constantemente esa sensación de frescura y comodidad, sino que también estarás cuidando de tus edredones. Antes de lavar, comprueba la etiqueta de mantenimiento. De esta manera sabrás a qué temperatura se pueden lavar la manta y la almohada y si son aptas para la secadora.

¿PUEDO UTILIZAR CUALQUIER DETERGENTE?

El detergente normal que se utiliza para la ropa, las toallas y similares puede hacer que el relleno de los edredones se pegue y se apelmace. Para evitarlo, conviene utilizar siempre un detergente especial.

Los detergentes especiales están optimizados para las propiedades especiales de los rellenos de plumas y plumones, así como para los rellenos sintéticos.

En nuestra gama de productos encontrarás detergentes para tus edredones y almohadas con relleno natural de plumón y plumas. Por supuesto, también tenemos el detergente adecuado para almohadas y mantas con relleno de fibra sintética.

Asegúrate de elegir el detergente adecuado para tu manta o almohada. En la etiqueta de mantenimiento podrás consultar la composición del relleno.

¿PUEDO UTILIZAR SUAVIZANTE?

El suavizante también puede hacer que los rellenos de las mantas se peguen y se apelmacen. Afortunadamente, el suavizante no es necesario para el lavado de mantas y almohadas, ya que se consigue una sensación de suavidad y frescura si se lavan los edredones con frecuencia.

¿CÓMO SE SECAN LAS MANTAS Y LAS ALMOHADAS?

Es importante que el relleno de las mantas y almohadas esté completamente seco para garantizar que el relleno esté bien distribuido y evitar que se apelmace o desprenda olores.

La forma más fácil de secar mantas y almohadas es meterlas en la secadora a la temperatura recomendada. La temperatura máxima recomendada para una manta o almohada figura en la etiqueta de mantenimiento.