Descubre las fundas nórdicas de punto de JYSK para un sueño cómodo y con estilo

Las fundas nórdicas de punto de JYSK no son simplemente un accesorio para tu cama. Van más allá, aportando confort y estilo a tu dormitorio, desempeñando un papel esencial en tu búsqueda de un descanso óptimo. Te invitamos a descubrir por qué son una elección excepcional para tu hogar.

48 products
    48 products

    Por qué elegir fundas nórdicas de punto

    Las fundas nórdicas de punto no solo realzan la estética de tu dormitorio, sino que también desempeñan un papel crucial en la protección de tu edredón, prolongando su durabilidad. Su textura agradable contribuye significativamente a un sueño más placentero y reparador.

    Características y opciones en JYSK

    En JYSK, te ofrecemos una amplia gama de opciones en fundas nórdicas de punto. Explora una paleta de colores diversa que incluye amarillo, azul, blanco, gris, morado, beige, negro, rosa y verde. Puedes seleccionar entre diferentes tamaños, desde individual hasta super king, y elegir entre los índices de calidad BASIC, PLUS y GOLD. Además, nuestras opciones incluyen diversos tipos de cierre, como lazos, cremalleras y botones a presión, junto con diseños lisos o con patrones. ya sea que prefieras comprar en línea o visitar nuestras tiendas físicas, la elección es tuya.

    Combinación perfecta con sábanas de JYSK

    Para una experiencia de sueño completa, te recomendamos combinar tus fundas nórdicas de punto con sábanas de alta calidad de JYSK. Las sábanas no solo añaden una capa adicional de comodidad, sino que también pueden realzar la estética de tu dormitorio. Explora nuestras opciones en sábanas, juegos de sábanas, sábanas bajeras de rizo jersey y sábanas encimeras para crear una combinación perfecta que asegure tu comodidad y estilo.

    Cuidado y mantenimiento

    Si deseas mantener tus fundas nórdicas de punto en condiciones impecables, te recomendamos seguir nuestras sencillas pautas de cuidado. Sigue las instrucciones de lavado que se indican en la etiqueta y evita el uso de blanqueadores fuertes. Opta por secar al aire libre, si es posible, ya que esto preserva la calidad de los colores y la textura del tejido, asegurando que tus fundas continúen luciendo y sintiéndose como nuevas.